CREADORES DE APPS

Historias de esfuerzo, rechazo y éxito millonario. Uri Levine posee una trayectoria internacional de renombre y Agustín Feuerhake es uno de los emprendedores de aplicaciones que logró el éxito con su innovación. Quisimos conocer sus historias, caídas y victorias.

“Quiero contarte la historia de cómo nuestro emprendimiento llegó a ser vendido, con apenas 2 empleados, a una multinacional, por cerca de un millón de dólares”, así comienza el relato de Agustín Feuerhake sobre el camino que recorrió para, literalmente, alcanzar la idea del millón de dólares.

Todo comenzó por la conversación de un par de amigos, donde uno de ellos no quería seguir pidiendo comida a domicilio a través de una conversación, sino que a través de una aplicación. Luego de una investigación a través de Google, descubrieron que esta idea estaba presente en algunos países como Estados Unidos, pero nada en Chile.

La primera etapa fue convencer al inversionista que los estaba apoyando en otro desarrollo, Voxound, lo cual lograron sin problemas. Luego, vino el diseño de un sitio que pidiera la dirección y mostrara los restaurantes más cercanos, el nombre quehambre.cl, esto fue en 2011 con una inversión inicial de aproximadamente 40 millones de pesos.

Tras varios intentos de agregar locales a su lista, enfrentarse a otras aplicaciones que hacían algo similar, lograron estabilizarse medianamente. Crearon Platanus, empresa de desarrollo de software que alivió un poco la carga financiera, crecieron en personal y alianzas con restaurantes.

Pasaron los años y un día Agustín recibe una noticia. Rocket Internet, compañía desarrolladora de Apps, los quería comprar, a través de Food Panda, que luego cambió de nombre a HelloFood, aplicación que hacía lo mismo que QueHambre en el extranjero. Pudimos conocer un poco más de su desarrollo y lo que opina sobre el mercado de las Aplicaciones en Chile.

¿Cómo partió todo? - Veníamos hace un par de años trabajando con un emprendimiento digital por lo que habíamos aprendido algunas lecciones, como no partir tan ambicioso sino que simplemente dar algunos pasitos. Este segundo intento lo hicimos mejor.

¿Cómo determinaron los requisitos tecnológicos que necesitaban? - Estudiamos ingeniería en computación por lo que salimos entendiendo más o menos el tema, pero en esos dos años que trabajamos con el primer proyecto estuvimos gran parte del tiempo encerrados programando, por lo que logramos la experiencia que se necesita para hacer esto. Si bien esto no fue un gran tema, lo que sí tuvimos que descubrir fue la parte de negocios y convencer a la gente.

¿Cómo vivieron ese proceso? - A pulso, muy difícil. Personalmente fue de puerta a puerta convenciendo a los dueños de restaurantes para que confiaran en nosotros, donde tuve que usar mis encantos personales para llegar a cada uno de ellos. Después ya teníamos argumentos y algo de venta, entonces podíamos dar algunos números y eso encantaba a los locatarios.

¿Cómo se implementaba esta aplicación en esa época? - Al principio no se instalaba nada, simplemente hicimos un menú online en nuestra página donde la gente podía armar su pedido y nosotros llamábamos por teléfono al restaurant entregando la información.

¿Por qué deciden vender y no seguir trabajando en este negocio? - No lo tenemos ciento por ciento claro. Sí era una buena oportunidad porque el equipo y los requerimientos que se necesitan para tener un negocio así son muy diferentes a lo que teníamos nosotros, éramos más de ingeniería de software, aunque yo me adapté un poco al tema ventas para poder hacer crecer este negocio, pero finalmente teníamos otro destino pensado.

¿Crees que Chile es un mercado para desarrollar aplicaciones? - Depende de mucha cosas, si bien la venta para nosotros fue rentable porque estábamos partiendo, no son tantos los casos que se dan así. Tiene mucho que ver con captar un posible interesado en comprar, porque ahí se logra que paguen más de lo que vale el negocio evaluado en términos tradicionales, ya que ven más allá, en las proyecciones del negocio.

Por otro lado, hay aplicaciones en que el mercado local no es tan particular y no es necesario comprar un negocio que está establecido, sino que es más conveniente entrar en el mercado directamente, como por ejemplo Uber. Pero hay que tener mucho ojo, porque es muy probable que uno haga una aplicación que se quede estancada o que la competencia se la coma rápido. La gente cree que hacer apps es rápido y puede hacerte rico muy rápido, pero detrás hay mucho trabajo y suerte.

¿Cuánto tiempo necesita una aplicación para que sea exitosa? - Mucho más de lo que uno se imagina, generalmente se cree que seis meses. Pero la verdad es que el crecimiento de todas estas innovaciones son como una rampalarga y lenta, en que de a poco se va acumulando crecimiento y va mejorando en el tiempo. Quizás al principio crecer 10 por ciento es poco pero cuando ya se tiene una buena base de usuarios, ese mismo porcentaje se vuelve interesante. También lo normal es ver la curva exponencial al final cuando está muy entusiasmante pero la parte al principio es muy aburrida y uno siente que va para ningún lado.

¿Qué pasa con las herramientas del Estado que apoyan estas iniciativas? - La Corfo definitivamente lleva bastante bien este tema, aunque todavía hay mucho espacio para mejorar, entre Start Up Chile y el Capital Semilla se han logrado buenos resultados. A nivel mundial Chile es considerado un país que se está moviendo correctamente.

¿Crees que el mercado ha crecido? - Definitivamente. Cuando partimos en 2008 con el emprendimiento web, no había muchas aplicaciones y han repuntado bastante, en parte por las cosas que ha hecho el Gobierno y también porque la sociedad y el mundo han cambiado. Otra historia de éxito a nivel mundial es Waze, plataforma de geolocalización que entrega información del tráfico y ruta en tiempo real.

"LOS LATINOS TIENEN MIEDO AL FRACASO"

Uri Levine, creador de esta aplicación estuvo presente en el octavo Entel Summit 2016, el creador de Waze, oportunidad donde contó el proceso para crear esta solución, cómo ve el mundo del emprendimiento digital y sus diversos fracasos en ésta área.

El usuario ingresa su dirección de destino y conducen con la aplicación abierta en sus teléfonos para contribuir con tráfico y más información sobre las calles. Pero también pueden compartir alertas sobre accidentes, controles policiales, o cualquier otro obstáculo que encuentren en el camino, y así dar a los demás usuarios en su área una idea de qué hay más adelante.

Todo comenzó en 2008 en Israel, con la participación de Uri Levine, Ehud Shabtai y Amir Shinar. El propósito era crear un mapa, a través del apoyo de los usuarios, para que este mismo ahorrara tiempo en cada traslado. La primera imagen fue un mapa en blanco, que luego se fue completando con los recorridos del primer usuario, dejando una huella determinada por el GPS del vehículo. Esta aplicación es capaz de determinar inteligentemente si una calle es de un solo sentido o sin salida según el comportamiento de los conductores, ahí radica la importancia de los usuarios.

"PERSONALMENTE FUE DE PUERTA A PUERTA CONVENCIENDO A LOS DUEÑOS DE RESTAURANTES PARA QUE CONFIARAN EN NOSOTROS, DONDE TUVE QUE USAR MIS ENCANTOS PERSONALES PARA LLEGAR A CADA UNO DE ELLOS. DESPUÉS YA TENÍAMOS ARGUMENTOS Y ALGO DE VENTA, ENTONCES PODÍAMOS DAR ALGUNOS NÚMEROS.

En un periodo de seis meses pudieron contar con un mapa completo de Israel, pero más importante era poder contar con la información de tráfico y ser una aplicación importante de geolocalización. Según Levine, el tiempo ahorrado por evitarse los “tacos” va entre tres y diez horas al mes. En 2012, Waze había superado los 30 millones de usuarios a nivel mundial y el año siguiente fue comprada por Google, actualmente posee más de 250 millones de usuarios. En Chile logró despegar en 2011 y ya llega a los 8 millones de usuarios. En la conferencia pudimos conversar con él y conocer su visión sobre el emprendimiento digital en Chile.

¿Cómo nació la idea de Waze? - Waze empezó como un mapeo hecho por los usuarios donde hechos entregaran la información, y en 2007 pensé en implementarla en smartphones para tener acceso a la información en tiempo real y lograr evitar los problemas de tráfico.

¿Crees que en Chile existe un mercado para la creación de Aplicaciones? - Me parece que en Chile hay interés en las apps corporativas principalmente, pero a nivel latinoamericano en general, existe un miedo al fracaso, es decir, que las cosas no funcionen o los inversionistas se nieguen, que los limita. Lo relevante es seguir peleando hasta que se falla y no dejar de soñar. Otra cosa es que los desarrolladores piensan en crear una herramienta y después buscan un problema para solucionar, y en algunos casos, eso no existe. Por ello, para mí es importante enamorarse del problema primero y luego buscar cómo arreglarlo con un emprendimiento. Asegurarse que se solucione un problema real y presentarlo al mercado rápido para tener feedback pronto e ir mejorando constantemente.

¿Cuándo se debe dejar de pelear por un emprendimiento? - En mi caso nunca he sabido cuándo detenerme… Un consejo importante para lograr ser un emprendedor exitoso es el trabajo en equipo, perder el miedo al fracaso y manejar fuertemente el inglés, teniendo estas herramientas es posible ampliarse al mundo.

¿Te arrepientes de dejar a Waze después de vender a Google? - Para nada, mi labor es apoyar y crear Start Ups. Actualmente estamos desarrollando aplicaciones para apoyar con el pago de impuestos, evitar que el mecánico de autos nos estafe, entre otras.

¿Cómo determinar dónde apoyar el crecimiento de una App? - Nuestras aplicaciones se lanzan al mismo tiempo en todo el mundo, pero ocurre que en algunos países tiene mayor aceptación. Es en esos lugares donde invertimos en marketing y otras herramientas para apoyar el crecimiento de usuarios. No se trata de la tecnología sino de la solución para un problema, por ejemplo Uber tiene éxito porque los clientes lo piden y son disruptivos. Si tienes una solución y nadie te demanda porque le estás quitando el negocio, entonces no tendrá éxito.

¿Cómo se puede convencer a los inversionistas? - Lo más importante es poder contar bien una historia en menos de dos minutos. Una vez le pregunté a uno en qué momento sabían.

Visto 6925 veces Modificado por última vez en Wednesday, 05 October 2016 20:53
Etiquetado como

REVISTA I+T

Dirigido a personas con necesidades de informarse en soluciones y tendencias IT, Enfocada en entrevistas y contenido de interés. Perfil lector de alto impacto.

Galerías

Top