¿CÓMO SERÁ EL FUTURO DE LA INDUSTRIA TECNOLÓGICA CON EL NUEVO PRESIDENTE DE EE.UU.?

Encontré muy productiva la reunión con el presidente electo, su equipo de transición y los líderes en la tecnología", dijo Jeff Bezos, el presidente ejecutivo de Amazon. "Comparto la perspectiva de que la innovación debe ser uno de los pilares para el gobierno, ya que crearía un gran número de empleos en todos los sectores, no sólo en la tecnología.

poco tiempo de asumir como nuevo Presidente de Estados Unidos, Donald Trump no ha dejado indiferente a la industria tecnológica desde su campaña. Si bien en su época de candidato no hubo una clara propuesta tecnológica, otros anuncios, como potenciar la producción nacional y regular la propiedad intelectual estadounidense han hecho que la industria reaccione ante el nuevo escenario administrativo. El ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, creó una especie de romance entre Silicon Valley y la Casa Blanca.

Eso podría cambiar radicalmente bajo la administración Trump. Varios de los colaboradores de Obama circularon entre la Casa Blanca y el mundo de la tecnología. Según la Campaña por la Responsabilidad, 183 miembros del gobierno de Obama se han incorporado a Google y 58 salieron de Google para trabajar en Washington. Según cifras de la ex administración, 450 ingenieros, analistas de datos, diseñadores y gerentes de producto trabajaron en proyectos relacionados en 25 dependencias. Han trabajado para que los sitios web del gobierno sean más amigables con el usuario y abrieron 180,000 bases de datos federales a la ciudadanía.

La renovación de un permiso de residencia ahora toma una fracción del tiempo que tomaba antes. La relación de Trump con la tecnología probablemente será diferente. Ha dicho que no usa el correo electrónico y que no tiene computadora. Además, atacó constantemente a empresas de tecnología como Apple y Amazon durante su campaña. No se sabe a ciencia cierta si Trump hará un despliegue tecnológico en el gobierno federal. No fue uno de los temas importantes en la campaña y no ha manifestado su postura en temas como la reforma a las patentes, el espectro inalámbrico, los datos abiertos ni la inteligencia artificial.

No obstante, quienes promueven la innovación en el gobierno confían en que Trump seguirá impulsando el uso de la tecnología para mejorar el gobierno. "Quién sabe. Todo es posible", dijo Rob Atkinson, presidente de la Fundación para las Tecnologías de la Información y la Innovación. "Obama trató de usar tecnologías de la información para innovar en el gobierno. Lo que creo es que Trump usará las tecnologías de la información para mejorar la eficiencia y reducir los gastos en el gobierno".

Su opinión se basa en conversaciones que ha tenido con republicanos en el Capitolio. Atkinson dijo que también se imagina a Trump usando la automatización para mejorar el funcionamiento de las dependencias gubernamentales. Algunos de los más críticos a la figura del nuevo mandatario son más radicales en sus pronósticos. “Es casi imposible predecir el impacto de la presidencia de Trump en la política tecnológica”, explica Matt Wood, director de políticas del grupo de derechos digitales Free Press.

“La mezcla de políticas irresponsables de desregulación de Trump, junto con su ignorancia sobre cómo funciona Internet, son alarmantes”, expresa. La reunión clave El 14 de diciembre de 2016 en Nueva York, se realizó una reunión decisiva para la industria tecnológica. El entonces recién electo presidente Trump convocó a los líderes de la industria de la tecnología para analizar el escenario que debería enfrentar con uno de los sectores más influyentes en la sociedad estadounidense y mundial.

La reunión ya había generado suspicacias y muchas teorías sobre las ideas del mandatario para la industria tecnológica y de innovación. Sin embargo, el encuentro de los ejecutivos de gigantes como Amazon, Apple, Cisco, Google, Facebook, IBM, Intel, Microsoft, Oracle, Palantir y Tesla con Trump se dio en un marco cordial y de aparente intención de colaboración, a pesar de los cuestionados comentarios del republicano durante su campaña sobre la industria.

"Encontré muy productiva la reunión con el presidente electo, su equipo de transición y los líderes en la tecnología", dijo Jeff Bezos, el presidente ejecutivo de Amazon. "Comparto la perspectiva de que la innovación debe ser uno de los pilares para el gobierno, ya que crearía un gran número de empleos en todos los sectores, no sólo en la tecnología". El CEO de Microsoft, Satya Nadella, nacido en la India, planteó quizás el tema más espinoso: la inmigración y cómo el gobierno puede ayudar al sector tecnológico manteniendo las visas H-1B para personal técnico calificado. Nadella arguyó que Microsoft gasta en investigación y desarrollo principalmente en Estados Unidos, aunque el 50% de sus ventas se registran en el extranjero, por lo que instó a Trump a seguir atrayendo talento extranjero. "Vamos a arreglar eso", dijo Trump sin prometer nada en concreto.

Tim Cook de Apple, trajo a la mesa el tema de la enseñanza de la ciencia, la ingeniería, la tecnología y las matemáticas, tópico también tocado por Sandberg, de Facebook. Ella puntualizó en la importancia de impulsar políticas educativas en tal sentido —como vino haciendo el saliente Barack Obama— para asegurar a las mujeres y minorías sub representadas el acceso a esta formación. Por su parte, Eric Schmidt de Alphabet criticó la tecnología de la información de varios programas gubernamentales, a la que llamó anticuada e insegura. Precisamente en este tema Trump indicó que espera continuar el diálogo con el grupo para conocer más formas en que pueden contribuir a mejorar este aspecto de su gobierno. El plan de Apple para “tranquilizar” a Trump Algunas de las grandes compañías de EEUU han empezado a moverse para impulsar la producción en el territorio nacional tras las peticiones y advertencias planteadas por el presidente electo, Donald Trump.

Una de ellas ha sido Apple, cuyo consejero delegado, Tim Cook, se reunió en diciembre –junto a otros altos directivos de la industria tecnológica estadounidense– con el propio Trump, quien anteriormente había criticado a la compañía de la manzana por fabricar la mayor parte de sus dispositivos en el extranjero, sobre todo en China. “Vamos a hacer que Apple fabrique aquí sus malditos computadores y cosas en este país, en lugar de en otros”. Según ha publicado la prensa estadounidense, Apple ha presentado una petición oficial para ampliar la producción en sus instalaciones de Mesa (Arizona), según consta en un documento público presentado ante la Oficina de Desarrollo Económico de la ciudad. En principio, la intención de la empresa no es fabricar allí dispositivos de consumo (como sus iPhones o sus iPads) sino ensamblar servidores para sus centros de datos, que les permiten ofrecer servicios en la nube como iTunes o iCloud.

Apple habría aclarado a Techcrunch que su intención no es fabricar productos allí, sino convertir Mesa en un centro donde recibirían y configurarían servidores y los integrarían en racks antes de su distribución a los distintos data centers. La compañía, que ya tiene autorización para fabricar componentes para equipos electrónicos en sus instalaciones de Arizona, prevé importar distintos materiales para su posterior uso en la planta estadounidense.

Aunque la noticia llega en plena era Trump, en 2013 Apple ya había anunciado su intención de empezar a fabricar en la planta de Mesa, dentro de unos planes que contemplaban la contratación de cerca de 2.000 trabajadores. En 2015, la compañía señaló que invertiría en torno a 2.000 millones de dólares para convertir esta planta, de más de 100.000 metros cuadrados, en uno de sus centros globales. El único producto de consumo que la Apple ha ensamblado en EEUU es el Mac Pro (en una planta de Austin, Texas). Una política, común a otras compañías de hardware estadounidenses, que no extraña a los analistas del mercado, pues la mano de obra es más cara en EEUU que en países asiáticos como China, donde se fabrican la mayoría de ordenadores y móviles del mundo.

El movimiento de Apple se suma al ya dado por Ford, Toyota y Fiat, que han anunciado que aumentarán su producción en EEUU. También el consejero delegado del gigante chino de internet Alibaba, Jack Ma, busca mantener una buena relación con la nueva administración estadounidense para impulsar su negocio. Ma, que mantuvo una reunión con Trump, señaló que su compañía puede generar un millón de empleos en EE. UU. en los próximos cinco años facilitando las ventas de productos estadounidenses en China.

Propiedad intelectual "Soy un gran creyente de la tecnología y seré un gran defensor de expandir las capacidades técnicas en Estados Unidos. Como Presidente, mi objetivo sería asegurarme de que la propiedad intelectual que se produce en Estados Unidos sigue siendo la propiedad de aquellos que la producen. Dejar que otros países roben nuestra propiedad no pasará durante mi mandato".

La Propiedad Intelectual fue uno de los temas recurrentes durante los últimos meses de su campaña presidencial, que incluso llegó a citar un informe de la International Trade Commission de 2011 en el que se aseguraba que "mejorar la propiedad intelectual de Estados Unidos en China produciría más de 2 millones de trabajos más en Estados Unidos". En sus discursos, la mayoría de referencias en lo que a robo de propiedad intelectual se refiere apuntaban hacia China y no daban muchos más detalles a las acciones concretas que implementará para evitarlo. Esto ha sido algo que desde la organización Intelectual Property Watch han criticado, asegurando que Trump "ha limitado sus comentarios a la reforma del comercio y al supuesto robo chino de propiedad intelectual".

Un mandato que recién comienza y que, dada la personalidad que ha mostrado el Presidente, dará mucho que hablar y seguramente la industria tecnológica no estará ajena a las medidas que instaure la nueva administración. Sin embargo, a pesar de no haber dicho mucho en su campaña, hay sectores que se muestran optimistas y ven una continuidad de algunas de las iniciativas del gobierno de Obama, mientras otros creen que los esfuerzos tecnológicos de Trump no estarán en la innovación sino que en la seguridad nacional basada en TI.

Read 12757 times

REVISTA I+T

Dirigido a personas con necesidades de informarse en soluciones y tendencias IT, Enfocada en entrevistas y contenido de interés. Perfil lector de alto impacto.

Galerías

Top