CICLO DE CHARLA YUKEN 2018

Recientemente Carlos Osorio, cofundador y partner de Yuken, en su charla “Estrategia digital y transformación en la era de la disrupción: el rol de la innovación” parte del Ciclo de Charlas Yuken 2018, se preguntó ¿Qué permite decir que la mejor inversión en transformación digital es una estrategia de innovación?Recientemente Carlos Osorio, cofundador y partner de Yuken, en su charla “Estrategia digital y transformación en la era de la disrupción: el rol de la innovación” parte del Ciclo de Charlas Yuken 2018, se preguntó ¿Qué permite decir que la mejor inversión en transformación digital es una estrategia de innovación?

Blockbuster, Polaroid, Nokia, Borders, Tower Records tienen poco en común en sus líneas de negocio, salvo por que todos fueron víctimas de disrupción digital. Vivimos tiempos de disrupción generada por el cambio y transformación constante, donde sólo se puede tener dos roles posibles: generarla o sufrirla. Carlos Osorio, mostró que -de acuerdo a distintos estudios- existe alto riesgo de disrupción en los sectores de medios, publicidad, telecomunicaciones, retail, servicios profesionales, financieros, salud, educación, logística y servicios públicos.


Las preguntas que todos se hacen son ¿cómo evitar sufrirla? ¿Cómo nos transformamos digitalmente? De acuerdo a Osorio, estas preguntas llegan entre 15 y 20 años tarde, y vienen acompañadas de respuestas incompletas. Si las empresas focalizan los esfuerzos de transformación en lo digital “estarán disminuyendo puntualmente un efecto de disrupción, sin generar las capacidades y activos intangibles que les permitan evitarlas en el futuro”.

38133439 807669459623026 5635203980926648320 n


En este sentido, la mejor defensa y foco es tener una estrategia de innovación con intencionalidad estratégica de largo plazo que, como uno de sus subproductos, generará transformación digital constante. ¿Qué permite decir que la mejor inversión en transformación digital es una estrategia de innovación? Una tecnología o innovación es disruptiva cuando genera un cambio en el balance de poder en una industria o sector. Este cambio se genera gradualmente por una nueva solución que resuelve necesidades o problemas de mejor manera, más barata y con un método tecnológico, cultural, de negocios, y social distinto a la de empresas establecidas.


Esta distinción, sin embargo, no se presenta al principio como una oferta de alto desempeño, alta novedad o sofisticación, sino disfrazada como “más de lo mismo”, “un juguete” o que está muy por debajo del desempeño de las soluciones dominantes por empresas líderes.


Muchas de éstas no tienen una estrategia de innovación sólida que les permita evolucionar y transformarse tecnológicamente, pero están realizando esfuerzos importantes de transformación para evitar disrupción digital ¿Cómo saber qué tan efectivos serán estos esfuerzos? Osorio sugiere evaluar el grado de novedad y sofisticación que estos esfuerzos significan para la empresa y, de manera separada, para los mercados donde opera.


Si los esfuerzos de transformación son radicales y difíciles para la empresa, pero incrementales desde la perspectiva del mercado, lo más probable es que la empresa -además de lo digital- necesite generar activos organizacionales intangibles y nuevas capacidades para sacarles el mejor provecho y, a lo más, logre no sufrir tanto el efecto de la disrupción digital. Esto significa que los retornos reales serán significativamente inferiores a los esperados, y que los esfuerzos estarán orientados a “ponerse al día” con la competencia.


¿Por qué hablamos de “ponerse al día”? Porque los tiempos en que los esfuerzos de transformación digital eran nuevos y radicales para las empresas y para el mercado fueron entre 1993 y 2010. Este período ha sido el más fructífero en la generación de disruptores digitales como Uber, Dropbox, Square, Airbnb, Amazon, Google, Surveymonkey, etc.


Estas empresas tienen una cultura y manera de hacer las cosas que es significativamente distinta a empresas líderes establecidas que hoy están defendiendo posiciones: invierten en expansión e innovación, aprenden de fallas y aciertos, contratan y cuidan sus talentos, exploran nuevas maneras de hacer las cosas y –por sobre todo- poseen una intencionalidad estratégica de largo plazo que guía los avances y logros de corto plazo, basan el desarrollo de nuevas ofertas de valor en una estrategia de innovación, acompañan esta estrategia con inversiones, y generan capacidades dinámicas de aprendizaje y absorción que les permiten estar en transformación constante.


Fotografía: Aryeh Kornfeld.

Read 2044 times Last modified on Monday, 13 August 2018 15:42

REVISTA I+T

Dirigido a personas con necesidades de informarse en soluciones y tendencias IT, Enfocada en entrevistas y contenido de interés. Perfil lector de alto impacto.

Galerías

Top