×

Warning

JUser: :_load: Unable to load user with ID: 366
BIOMETRIA AVANZANDO HACIA LA MASIFICACION Y NUEVOS USOS.
Si bien esta tecnología tiene muchas variantes y aplicaciones en el sector de la seguridad corporativa y gubernamental, muchos analistas indican que no se ha desarrollado su veta hacia el usuario final, pero que esto estaría por cambiar en los próximos años.
En los recientes eventos y ferias de tecnología la biometría ha sido una de las invitadas recurrentes para mostrar su desarrollo y avance en el último tiempo.
La biometría es una tecnología de identificación a partir de logaritmos que reconoce características morfológicas y de comportamiento de las personas, por tanto intransferibles, como el rostro, fondo del ojo, forma de caminar, etc.

Un estudio de la Universidad de Texas indica que la contraseña del futuro podría ser el movimiento de ojos único e irreproducible de una persona. No hablamos de controlar un cursor o teclas virtuales con los ojos, sino de directamente mirar la pantalla y luego de hacer una prueba biométrica aleatoria, ingresar a nuestros servicios y documentos.
Casi todo nuestro cuerpo puede ser utilizado para alimentar bases de datos y entregarnos perfiles únicos asociados a nuestra identidad.

Hay investigadores que están desarrollando nuevos parámetros para la biometría incluso registrando la forma de nuestras rodillas (indicando que es mucho más preciso que la huella dactilar o el iris), el modo de caminar, el olor que emitimos o incluso la forma de nuestras orejas.

La biometría aprovecha que hay ciertas características biológicas o conductuales singulares e inalterables, por lo que pueden ser analizadas y medidas para crear una huella biométrica. Estas características son difíciles de perder, transferir u olvidar y son perdurables en el tiempo.

Si bien esta tecnología está presente en muchas aplicaciones principalmente de acceso y de identificación ante ciertos dispositivos, su desarrollo se ha dado mucho más en el sector corporativo que en el usuario final o doméstico.

El futuro del acceso seguro a los dispositivos móviles está, según ha declarado recientemente a Computer Business Review la analista de Acuity, Maxine Most, en la identificación biométrica.

La biometría, ocupada en el estudio de métodos automáticos para el reconocimiento único de humanos basados en uno o más rasgos físicos, como por ejemplo las huellas digitales o el iris ocular, proporcionará según Most soluciones de acceso a dispositivos tecnológicos que en 2020 estarán presentes en 4.800 millones de smartphones, tablets, wearables, etc., que utilizarán 2.000 millones de usuarios en todo el mundo.

Maxine Most cree que “la llegada de Apple al mercado de la biometría y pagos móviles será seguido por esfuerzos similares por parte de Samsung y otros, por lo que dentro de 3 años la biometría se convertirá en una característica estándar en los teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles”. La experta añade que “todos estos dispositivos -incluyendo wearables y factores de forma aún no desarrollados- llevarán datos biométricos integrados, así como opciones para descargar apps basadas en software biométrico”.

La firma analista de mercado Acuity prevé que el negocio de los sensores de huellas digitales será el líder del mercado de la identificación en dispositivos móviles a partir de 2017, y generará ingresos superiores a los 1.500 millones de dólares anuales. Al reconocimiento dactilar, facial u ocular se sumarán “sensores biométricos emergentes, que se basan en el pulso de un individuo, la textura de su piel, u otras métricas aún desconocidas, que evolucionarán rápidamente, sobre todo en dispositivos vestibles”, concluye Most.

En Chile la biometría ha ido escalando posiciones como una tecnología base en las operaciones corporativas. “Las principales tendencias que se están viendo en Chile es la masificación de la biometría en el área laboral, cada vez es más común en nuestro país poder ver a grandes y pequeñas corporaciones con un sistema de control asistencia biométrico, el cual facilita al empleador la asignación de turnos, registros y la integración de plataformas de RRHH para cálculo de liquidaciones. En el área de seguridad la masificación en controles de acceso ha aumentado en un gran porcentaje durante estos últimos años, una tecnología que años atrás solo podíamos ver en casos muy especiales dado el alto costo de estos, hoy cada vez es más común verlos en pequeña y grandes empresas”, explica Alejandro Alarcón, gerente general de Frax, empresa dedicada a la implementación de soluciones de identificación.

“Las tecnologías más aplicadas en Chile son las de identificación de usuarios en el sistema de salud a través del código biométrico, bancos, accesos a bases de datos de informes comerciales, cotizaciones etc., todo con solo ingresar la huella digital, y hace un tiempo el uso masivo lo ha dado la lectura de huellas u otros medios, para identificación básica como asistencia, acceso, casinos, entre otros”, agrega Alarcón.

Impulsar la seguridad

A medida que las soluciones biométricas se van generalizando, ocurre lo mismo con las preocupaciones respecto a privacidad y seguridad.  El analista Alan Goode, de Goode Intelligence en Londres, señala las crecientes inquietudes sobre la expansión de la biometría en los servicios de consumo digital.

Las violaciones de datos se están convirtiendo en algo común, como el anuncio reciente de que hasta 80 millones de clientes de la compañía de seguros de salud Anthem tenían comprometida la información de sus cuentas. Aunque el ataque no afecta información biométrica, ese tipo de datos – el tipo de datos más personal – reside en dispositivos móviles y en bases de datos en nube. Las preocupaciones en cuanto a la protección de esa información se incrementarán a medida que se reporten más violaciones.

“Hay mucho debate en cuanto a los relativos méritos de esos dos modelos de confianza”, escribe Goode. “¿El enfoque centrado en el dispositivo que Apple y FIDO utilizaron es un modelo demasiado restrictivo? ¿Puedo confiar en la seguridad de una solución biométrica de base de datos (basada en nube)?
Goode plantea que las respuestas son elusivas porque hay poco control en cuanto a la forma en que se capturan y guardan los datos biométricos empleados para la autenticación. En algunas regiones, como la Unión Europea, hay esfuerzos dirigidos a aprobar legislación relativa a la privacidad y la protección de datos. “En otras regiones, incluyendo Australia, Canadá y EEUU, existen leyes federales y estatales de protección de datos que pudieran aplicarse a los datos biométricos, pero no hay nada específico”, apunta Goode.

Explica que posiblemente este año se apruebe una directiva de la UE que “recomienda el uso de una ‘autenticación de usuario fuerte’, la cual es definida por el Banco Central Europeo (ECB) como “un procedimiento basado en el uso de dos o más de los siguientes elementos, categorizados como conocimiento, posesión e inherencia: algo que solo el usuario conoce, por ejemplo, una contraseña estática, un código, el número de identificación personal; algo que solo el usuario posee, como un token, tarjeta inteligente o teléfono móvil; algo que el usuario es, por ejemplo, una característica biométrica tal como una huella digital”.
Goode plantea que, por su conveniencia, la biometría de huellas digitales es una de las tecnologías de más rápido crecimiento. También le agrada la biometría conductual, que él describe como “la forma en que los individuos interactúan de forma única con un dispositivo, sea un teléfono inteligente o un notebook accediendo a un sitio web. Los rasgos de conducta incluyen la forma de golpear las teclas y las interacciones con una pantalla táctil”.
En Chile, la biometría también se ha desarrollado con éxito en el sector empresarial y está alcanzando mercados importantes. Hoy en día esta tecnología permite ampliar estas posibilidades, dotando de identificación fidedigna a cualquier sistema de control que sea necesario, como sistemas portátiles de asistencia, identificación facial vía web, sistemas de asistencia apoyados por Business Intelligence, detección de sospechosos con tecnología facial, entre otros. 

Masivamente, el reconocimiento facial y el de voz están primando como los más seguros y rápidos, sobre todo cuando se usan combinadas, o lo que se conoce como biometría multimodal.

Según el especialista de Frax, la seguridad en los códigos biométricos es bastante sólida. “Existe una serie de algoritmos que convierten un parámetro biométrico en una larga cadena de datos irreversible, con la cual un parámetro biométrico es imposible de ver o utilizar de otra forma. Así mismo, cada vez los lectores son más seguros y permiten evitar la lectura de parámetros biométricos fotografiados o fotocopiados”.

De todas las tecnologías disponibles en el mercado, hay unas que poseen características que las hacen más complejas y seguras que otras. “En estos momentos la tecnología biométrica más segura es la de lectura y reconocimiento del iris del ojo, pero lamentablemente aún tiene un alto costo en equipamiento e implementación, señala Alejandro Alarcón.
 
La evolución de la identificación por huella dactilar

El factor básico de la autenticación biométrica ha sido durante largo tiempo el reconocimiento de huellas digitales, con implementaciones que van desde el acceso físico de alta seguridad hasta el desbloqueo de un teléfono móvil. Pero mientras otras modalidades biométricas han logrado avances públicos en los años recientes, el reconocimiento de huellas digitales tranquilamente se ha dado por sentado como un autenticador seguro.

En realidad, el reconocimiento de huellas digitales ha ido evolucionando de manera constante, y los más recientes progresos han dado origen a una nueva huella digital sin contacto.

El sensor de huellas digitales sin contacto de MorphoTrak, conocido como Finger on the Fly (Dedo al vuelo), está adoptando un nuevo enfoque para el registro y verificación de las huellas digitales.

“El ímpetu para esta rápida tecnología sin contacto procede del gobierno federal”, señala Rob Horton, director de marketing y comunicaciones de MorphoTrak. “Se nos pidió que desarrolláramos una tecnología que fuera multimodal – no solamente huellas digitales sin contacto, sino también iris a distancia y reconocimiento facial – que pudiera implementarse en base a una petición de momento y permitiera que una persona pasara caminando rápidamente y ser chequeada contra múltiples bases de datos”.
En el ámbito de las huellas digitales, cada detalle es crítico sin importar cuán ínfimo sea. De hecho, los detalles minúsculos – las minucias – son el centro de una autenticación exitosa.

Minucias es un término que se refiere a los cambios en el flujo de las crestas o las líneas en una huella digital. Hay dos formas primarias de minucias que son identificadas por un sensor de huellas digitales: bifurcación de crestas, en que una cresta se bifurca hacia dos vías diferentes; y final de cresta, donde la cresta termina. El contraste de la imagen es clave, y mientras mejor sea el contraste, mejor posibilidad de que el sensor detecte e identifique las minucias de una huella digital.
Las cámaras y los sensores de movimiento en el escáner “Dedo al vuelo” se accionan cuando una mano se mueve por el área de lectura. El dispositivo toma múltiples fotografías de los dedos a medida de la mano pasa por el escáner. La computación integrada hace el resto, ya que el dispositivo selecciona las mejores imágenes para realizar la autenticación.

Como explica Horton, en los primeros desarrollos el sistema esperaba porque pasara la mano completa por el escáner antes de segmentar e identificar las minucias de cada uno de los cuatro dedos.

Pero no sólo se trata de velocidad cuando se aplica el reconocimiento sin contacto. “Con ‘Dedo al vuelo” estamos en capacidad de capturar cada huella digital desde múltiples posiciones”, señala Gary Jones, director de acceso biométrico y soluciones de tiempo en MorphoTrak. “Esto nos permite en esencia capturar una imagen tridimensional de la impresión, que refleja el proceso manual de pasar una huella digital sobre un escáner”.

Esto representa más información para una mejor coincidencia. “Al capturar múltiples ángulos de cada huella digital, podemos incrementar el número de posible minucias que podemos después detectar durante un escaneo”, explica Jones”. “Mientras más minucias se tienen, más flexibilidad se le proporciona al usuario cuando regresa para autenticarse”.

El umbral de seguridad que establece el administrador de sistema puede autentificar a un usuario en base a cualquiera de las huellas digitales que registró inicialmente, incluso si una se dañó o perdió. Uno puede registrar todos los dedos y escoger que se acepte un solo dedo para la autenticación o incluso diez.
No obstante, el sello distintivo de la tecnología sin contacto es una facilidad de uso y sus capacidades de rendimiento. Es un proceso fácil e intuitivo que permite que incluso los usuarios se registren sin ayuda de ningún operador, explica Jones.

Según Jones, hay una gran demanda de biometría sin contacto en las actividades de control de acceso, y de control de asistencia y horario.

“Tenemos clientes que deben hacer cambios de turno de 5,000 o más empleados y tienen que pasar por torniquetes a la fábrica”, explica. “En ese escenario cada segundo cuenta porque si los empleados tienen que estar en la fila esperando durante 20 minutos, es tiempo de producción que se pierde y también tiempo que pierden los empleados”.

La tecnología sin contacto puede ser aplicable también en el extremo opuesto del espectro, ya que la seguridad de un pequeño número de empleados no es menos vital que la seguridad para miles. Esos entornos requieren a menudo una mayor seguridad para la cual la búsqueda de coincidencias de múltiples huellas digitales es ideal.

Proyecciones

La industria de la biometría ya ha comenzado su diversificación y está encaminándose por distintas aristas que apuntan a distintos usos y tipos de clientes. “En un futuro no muy lejano veremos formas de identificación biométrica cada vez más aplicadas en nuestra vida diaria, como la seguridad en automóviles, asientos que podrán detectar si realmente se trata del dueño del vehículo el que está conduciendo y así evitar robos. También nos sorprenderemos con la biometría caligráfica, o  por la que detecta patrones motores como manera de caminar o incluso la identificación por el olor corporal de una persona”, explica Alejandro Alarcón de Frax.

Read 10068 times Last modified on Wednesday, 05 October 2016 17:19
Tagged under

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

REVISTA I+T

Dirigido a personas con necesidades de informarse en soluciones y tendencias IT, Enfocada en entrevistas y contenido de interés. Perfil lector de alto impacto.

Galerías

Top